lunes, marzo 14, 2022

Paciente diabético que superó el Covid en el IMSS Aguascalientes llama a vacunarse


Rodrigo “N” es un trabajador de 41 años, esposo y padre de dos hijos, quien se contagió de COVID-19 durante la llamada cuarta ola. Con Diabetes Mellitus descontrolada y sin vacunar, rápidamente desarrolló insuficiencia respiratoria y tuvo que ser hospitalizado.


La señora Carolina, esposa del paciente, comentó que en un principio creyeron que la enfermedad pasaría con síntomas leves; sin embargo, “de la noche a la mañana Rodrigo se puso mal; no podía respirar y la tos era muy intensa. Me comuniqué con la doctora del IMSS que en su momento dio seguimiento telefónico por COVID-19 a mi papá y nos ordenó la hospitalización inmediata de Rodrigo, porque la saturación de oxígeno estaba en 86”.


Rodrigo, por su parte, describió que sintió mucha incertidumbre al ver la gravedad en que se encontraban muchos pacientes en la sala de Urgencias del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1, del IMSS en el estado. “Por momentos creí que no volvería a ver a mi familia, pues sabía que yo también estaba grave; no me había vacunado y mi diabetes estaba descontrolada”.


La directora del HZG No. 1, doctora Nadia Guadalupe Lobato Guevara, confirmó que el nivel de gravedad y riesgo de muerte en los pacientes sin vacunar es mucho mayor al de quienes tienen el esquema completo. “Aunado a ello, el paciente Rodrigo presentaba diabetes mellitus descontrolada; enfermedad asociada a la mortalidad por COVID-19”.


Paciente y esposa platicaron que una vez realizados los estudios ordenados por los médicos; Rodrigo fue llevado de Urgencias al tercer piso del hospital y, él describió: “Fue impresionante ver tantas máquinas, equipos, tecnología y personal de todas las áreas yendo y viniendo, luego supe que se debía a que todo el piso había sido convertido en una sala de Terapia Intensiva gigante, para la atención de la pandemia”.


“La experiencia fue muy difícil; si no fuera por la cercanía, comprensión y cuidados de todos los trabajadores, habría sido imposible superarla. El personal de nutrición me personalizó mis charolas de alimentos cuando pude comer y hablar. Los camilleros fueron mi sostén, el personal de limpieza siempre me tendió la mano, las enfermeras pensaban en todas mis necesidades y procuraban mi mayor bienestar, incluso le marcaban por teléfono a mi esposa para que me diera ánimos. Con los médicos y con todo el personal estoy muy agradecido, es por ellos que estoy de regreso en casa”.


La directora del hospital precisó que la evolución del paciente fue satisfactoria y no requirió intubación. Empezó con mascarilla de alto flujo y luego de un tiempo, pasó a puntas nasales.


Al respecto, Rodrigo comentó: “Mi mayor anhelo era sentarme. Luego logré pararme ¡e ir al baño!. Cuando más adelante pude bañarme en la regadera, fue toda una celebración de mi parte y de todo el personal de salud que se mantuvo a mi lado en todo momento”.


Rodrigo dijo sentir el compromiso de que su historia sirva a más personas para que no pasen por lo mismo e hizo un llamado a toda la población para que reciba el esquema completo de vacunación y recuerde que el SARS-CoV-2 llegó para quedarse; conserven sana distancia, usen cubrebocas y no se expongan al contagio en concentraciones masivas de gente.


“Estoy profundamente agradecido con el IMSS y su personal por regalarme la oportunidad de regresar a casa y reencontrarme con mi esposa e hijos. Ellos fueron la cuerda que me rescató”, expresó.


Tras 16 días de estancia hospitalaria, Rodrigo fue dado de alta y posteriormente valorado por especialistas en Rehabilitación Física y Pulmonar, quienes le indicaron ejercicios para realizar en casa y reincorporarse a su trabajo a partir del lunes 7 de marzo.


La mejor estrategia contra la enfermedad es la vacuna, el exhorto del IMSS es que todas y todos vayan a vacunarse con confianza y, también, a aplicarse la dosis de refuerzo.