lunes, julio 26, 2021

Infantes y adolescentes sufren descuido y abandono


De los cerca de 50 reportes de maltrato que recibe mensualmente la Procuraduría de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, el 78 por ciento de ellos son por situaciones de descuido y abandono, reveló la titular del área, Zulema González Reyna.


Para prevenir que se vulnere la integridad física y emocional de infantes y adolescentes, el DIF Estatal hace un llamado a la sociedad en general para que denuncie cualquier tipo de maltrato, ya sea al número de emergencia 911 o al del organismo que es el 449 9 10 25 85 extensión 6549.


De los 293 reportes que se han recibido del mes de enero a julio de este año, el 78 por ciento es por descuido, el 18 por ciento es por violencia emocional, el 3 por ciento por agresión física y el 1 por ciento por abuso sexual.


Con relación a los casos de descuido, los padres, tutores o cuidadores de los menores de edad incumplen con su responsabilidad de alimentarlos adecuadamente, de brindarles atención médica, aseo personal, de garantizar su derecho a una identidad con su acta de nacimiento, de interesarse porque reciban educación, entre otras situaciones.


Asimismo, es recurrente que las denuncias que se reciben es porque dejan a las niñas, niños y adolescentes abandonados en sus casas, en sus vehículos o en la vía pública.  


La mayoría de los reportes de maltrato se realizan vía telefónica, por escrito en las páginas digitales oficiales de la institución, o por canalizaciones de centros educativos y hospitales del estado. 


De acuerdo a la estadística del organismo, los municipios que tienen más reportes de maltrato infantil son: Aguascalientes, Rincón de Romos y en tercer lugar, Jesús María.


El DIF Estatal tiene vigente la campaña “Yo veo, Yo Denuncio”, gracias a la cual se ha logrado sensibilizar a la población para que reporte cualquier caso que vea de abuso físico, sexual, emocional, descuido, abandono o de explotación.


González Reyna comentó que para el DIF Estatal es muy valiosa la colaboración de la sociedad, debido a que se trabaja en la restitución de los derechos vulnerados de las niñas, niños y adolescentes, brindándoles protección a su integridad física y emocional, garantizando su derecho a la educación, salud, identidad, entre otros.