jueves, diciembre 31, 2020

Presidente de Brasil se lanza contra despenalización del aborto en Argentina


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, lamentó la reciente aprobación de la despenalización del aborto en Argentina, aseguró que durante su administración el aborto nunca será aprobado en su país.


En un mensaje de su cuenta de Twitter, Jair Bolsonaro dijo que el Senado de Argentina dio el consentimiento para que los niños argentinos mueran en el vientre de sus madres.


"Lamento profundamente la vida de los niños argentinos, ahora sujetos a ser cortados en el vientre de sus madres con el consentimiento del Estado. En la medida en que dependa de mí y de mi gobierno, el aborto nunca será aprobado en nuestro suelo. ¡Siempre lucharemos para proteger la vida de los inocentes!"


En contraste, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, celebró que el aborto seguro, legal y gratuito sea ley. La iniciativa de despenalización fue presentada por él ante el congreso.


“El aborto seguro, legal y gratuito es ley. A ello me comprometí que fuera en los días de campaña electoral. Hoy somos una sociedad mejor que amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública”, declaró el presidente de Argentina. 


La madrugada de este miércoles, el Senado de Argentina aprobó proyecto de ley para la despenalización del aborto y la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).


La despenalización del aborto fue aprobada por el Senado de Argentina con 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención.


El proyecto establece que las mujeres tienen derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 del proceso gestacional.


Además, la iniciativa establece el proyecto “Mil Días” que propone una serie de medidas para acompañar a las mujeres que deciden seguir adelante con la maternidad.


Con la aprobación, Argentina se convierte en el país más grande en despenalizar el aborto en América Latina. El aborto sólo es legal en Uruguay, Cuba y Guyana, en México sólo se permite en el Estado de Oaxaca y la CDMX.


Fuente: SDP