miércoles, marzo 17, 2021

Preocupante el discurso homofóbico que aún se maneja en la Iglesia: Colectivo SerGay


Por María Miranda Franco


Lamentablemente el discurso homofóbico sigue vivo en la iglesia católica, al enviar este doble discurso de que sí se acepta a las personas homosexuales, pero no se dará la bendición para la celebración del matrimonio eclesiástico.


Al respecto, el vicepresidente del Colectivo SerGay, Manuel Alejandro Gutiérrez Flores, aseveró que este discurso es parte de una estrategia que busca confundir, pues si bien, hay parejas que sí buscan una unión eclesiástica, la realidad es que la unión al civil es la que dota de derechos y obligaciones a los contrayentes y eso es lo que sí tienen las parejas homosexuales que buscan legalizar sus relaciones.


“Aunque conozco a personas que sí les gustaría casarse a la iglesia lo que se está exigiendo y el derecho que ya se tiene garantizado por los estados y en Aguascalientes garantizado gracias a la Corte es el derecho civil, el matrimonio que se hace en el Registro Civil. Lo que busca la Iglesia es confundir a la gente y llevar la discusión hacia un debate estéril, inerte, antiderecho y sobre todo desde su propia incongruencia es que es un debate anticristiano poner sobre la mesa que una persona es mejor que otra y que otras sí tienen derecho y otras no, eso atenta contra el cristianismo”.


El activista aseguró que este comunicado de la iglesia católica no les quita el sueño porque sus derechos legales ya están garantizados, sin embargo, indicó que no deja de ser preocupante el discurso homofóbico que aún maneja.


“Es una lástima que la iglesia católica siga obsesionada con este tema, me parece que justo en tiempos de pandemia, donde hay tantas problemáticas de ver, de atender la Iglesia siga observando el matrimonio entre personas del mismo sexo como un tema prioritario, me parece una lástima y un desperdicio de tiempo. El discurso homofóbico lamentablemente sigue vivo, sigue haciendo que la violencia esté en casa y eso es el verdadero problema; no nos quita el sueño, pero sí preocupa que este discurso siga fomentando la violencia en casa, nos preocupa esa parte, no si nos da permiso o no”, concluyó.