sábado, marzo 20, 2021

Con adecuada atención, personas con Síndrome de Down pueden ser independientes: DIF Estatal


Para conmemorar el Día Mundial del Síndrome de Down y difundir información útil para mejorar la calidad de vida de quienes presentan esta condición, la presidenta del DIF Estatal, Yolanda Ramírez de Orozco, inauguró una plática virtual sobre la importancia del apoyo multidisciplinario para las personas que presentan esta condición genética.


En el inicio de la webinar “Hablemos de Síndrome de Down”, que se difundió a través de la página oficial del DIF Estatal, Ramírez de Orozco subrayó que para la institución es importante compartir con padres y madres de familia recomendaciones de expertos en el tema, a fin de que puedan brindar una mejor atención a sus hijos y se potencialicen todas sus capacidades.


Mencionó que las personas con Síndrome de Down merecen crecer en un ambiente que estimule su óptimo desarrollo, para que adquieran las habilidades y destrezas que les permitirá tener una vida independiente.


En su intervención, el médico pediatra José Efraín Macías Macías, explicó que el Síndrome de Down es una condición genética y es la anomalía cromosómica que ocurre con mayor frecuencia; en México se estima que hay 150 mil personas con este síndrome, lo cual significa que se presenta en dos niños por cada 800 nacimientos.


Agregó que son múltiples los factores de riesgo para que se presente esta condición y entre los más comunes están los embarazos en madres mayores de 35 años, el tabaquismo y la pobre ingesta de ácido fólico, así como antecedentes de consumo prolongado de anticonceptivos orales.


Las características cognitivas y de personalidad son las siguientes: retraso mental variable, lentitud para procesar información, problemas de memoria a corto y largo plazo, alteración en conceptos de tiempo y espacio, resistencia al cambio, dificultad para controlar emociones, alto sentido de responsabilidad, son constantes y tenaces.


El 50 por ciento de las personas con este síndrome presentan problemas cardíacos, razón por la cual es necesario que sean supervisados médicamente desde los primeros días de nacido; 30 por ciento de ellos presentan problemas de hipotiroidismo y su esperanza de vida es de 58 años.


Asimismo, mencionó que hay síntomas de alarma que los padres deben tomar en cuenta para evitar problemas hematológicos como sangrado nasal y encías, moretones, palidez y cansancio extremo.


Enfatizó que este síndrome no es una enfermedad, es una condición de vida, la cual puede tener un buen diagnóstico si desde las primeras etapas de desarrollo de la persona se le da la debida atención, es decir, estimulación motriz, terapia cognitiva y de lenguaje, supervisión de un pediatra y un cardiólogo, asesoría de un nutriólogo, así como el soporte emocional de un psicólogo.  


Finalmente, la terapista Estefanía Muñoz Plancarte, quien está a cargo de la rehabilitación pediátrica en Servicios Médicos del DIF Estatal, subrayó que la familia tiene un papel fundamental en el bienestar de la persona con Síndrome de Down, ya que su contribución es importante para dar continuidad a los ejercicios que les permitirán tener un avance positivo en su motricidad.